SHOCK ELECTRICO! Historia de los automóviles eléctricos




A finales del año pasado, el mundo automotor se vio shokeado por dos noticias importantes las cuales están directamente relacionadas a los automóviles eléctricos. Por un lado, Ford Motor Company presento el proyecto de un nuevo miembro de la familia Mustang, el Match E, el cual será una S.U.V. (Sport Utility Vehicle) eléctrico. De esta manera la gigante norteamericana se suma a la moda implementada por Misubishi de ponerle el nombre de un histórico deportivo a una S.U.V. pero, además, redoblando la apuesta, puesto que lo dotara de un propulsor eléctrico.





Esta noticia, si bien importante, no genero tanto revuelo (ni memes) como el anuncio de Elon Musk, dueño y presidente de Tesla Inc. (anteriormente Tesla Motors) de su inclusión al mercado de los vehículos utilitarios. Con la presentación de su “Cybertruck” el mundo motor se vio conmocionado por su particular diseño y por las prestaciones que ofrece esta pick up que parece salida de una película de ciencia ficción.





Pero vayamos por parte, pues este mundo de los vehículos eléctricos nos es extraños a quienes amamos el jugo de dinosaurios, por lo que intentaremos brevemente contarles de donde provienen los estos vehículos, que, para sorpresa de muchos, no son nada nuevos.

Para empezar, debemos contarles que el primer automóvil eléctrico es casi 3 décadas más antiguo que el primer motor de combustión interna, dado que el primero data de 1834, mientras que el segundo llego recién el 1861.





El primer apogeo de los vehículos eléctricos se dio a finales del siglo XIX, dado que alrededor del 1880 se comenzó a fabricar de forma industrial las baterías de plomo y acido, que posibilitaban la propulsión de dichos coches, todo esto en américa. Del otro lado de charco, un magnate que había visitado los Estados Unidos llamado Jacob Lohner, le encargo a un tal Ferdinand Porsche (quizás lo tengan de algún lado) la fabricación del que sería uno de los primeros vehículos eléctricos de Europa. De esta unión salió el Egger-Lohner P1, vehículo muy popular a finales de la década del 90 (1890 cabe aclara) dado que era muchos más silencioso que los motores a combustión interna de la época, de hecho, muchas personas pensaban que era mas seguro.









El proyecto más importante por aquellos años (ya a comienzos del siglo XX) lo llevo adelante Oliver Fritchle, quien en 1908 (para que lo tomen de referencia, fue el año que se empezó a comercializar el modelo T de Ford) creo la Oliver P. Fritchle Company en Denver Colorado. Fritchle promocionaba su vehículo manifestando que el mismo podría recorrer hasta 160 km con una carga de toda la noche (en terreno plano). Cuando el mismo Oliver realizara un viaje para probar sus palabras, los pedidos para su automóvil no paraban de llegar.









La diferencia entre el vehículo de Oliver y el de Henry, estaba en principalmente en su precio. Si bien el auto eléctrico era más silencioso y limpio que el modelo a combustión, el modelo de Fritchle costaba el equivalente a 105.000 U$, mientras que el Ford rondaba el equivalente a 14.000 U$, esto seguramente logrado gracias a las revolucionarias técnicas de producción que el padre del auto masivo implementaba en sus fábricas.





Justamente este hecho fue lo que marcó el comienzo de la criogenia del auto eléctrico, sumado a la autonomía de los autos a combustión y la red de estaciones de servicio donde en pocos minutos se podría recargar el tanque y reponer en un 100% la autonomía nuevamente para continuar el viaje.





Esta criogenia duro prácticamente todo el siglo XX, hasta que, a finales de la década del 80, GM resulto ganadora del “desafío Mundial Solar” una carrera realizada con el fin de promocionar la energía alternativa, con un vehículo llamado “sunraycer”, este triunfo, los impulso al desarrollo, con las tecnologías obtenidas para esa carrera, de un auto eléctrico para el público en general. A raíz de este proyecto presentado en el auto show de Los Ángeles a mediados de la década del 90, los estados de California y Arizona sancionaron una ley denominada ZEVM (por las siglas en ingles de vehículos cero emisiones obligatorias) la cual intentaba promover el uso de vehículos de cero emisiones, en beneficio del medio ambiente. Producto de esta legislación el grupo General Motors, creo un vehículo revolucionario para su tiempo el EV1.









Este vehículo tenía una autonomía similar al fritchle de principios de siglo, pero con todas las comodidades modernas, todo esto gracias a un bajísimo coeficiente aerodinámico de 0.19 (el promedio de la época era de 0.30) lo que generaba menor resistencia al viento y exigía menos al motor eléctrico. Pero todo esto tenía una particularidad, puesto que todos estos automóviles producidos, alrededor de 1100 unidades, no eran vendidos, sino que los mismos eran alquilados por un periodo de 3 años o 30.000 millas. Tan satisfechos estaban los dueños que la mayoría intento comprar estos vehículos finalizado en contrato, pero GM tenía otros planes. La salida de vigencia de la ZEVM y el hecho de que prácticamente toda la producción de la marca estaba destinada a vehículos de combustión interna, hizo que finalizado el contrato la propia fabricante y dueña de los vehículos retirara a los mismos de las calles y los destruyera.








Pero todo esto no hizo más que sembrar la duda en jóvenes ingenieros quienes se preguntaron ¿Por qué GM haría desaparecer tantos autos? A raíz de esta idea surgió Tesla Motors, la empresa que lo está cambiando todo y con la que arrancamos esta nota. Con las ideas de Martin Eberhard, Marc Tarpenning y la visionaria billetera del Elon Mosk se fundó esta empresa cuyo objetivo era demostrar que un auto eléctrico podría superar a un automóvil de combustión, tanto en velocidad final como en aceleración y resolver el tema de la autonomía en el proceso.





La idea estaba dividida en 3 paso. Primero generar un coche de deportivo de lujo y con el llamar la atención del público esto lo hicieron con un prototipo basado en un Lotus Elise. Luego fabricar un modelo propio, también de lujo, el model S, y con el producto de sus ventas, financiar la producción de vehículos más económicos y accesibles para todo el mundo, actualmente estamos transitando esta etapa y la Cybertruck es parte de ella.








Los números que afirma Tesla, realmente inquietan a los fabricantes tradicionales, 800km de autonomía, 2,9 segundos de aceleración de 0 a 100, 209 km/h de velocidad final, capacidad de carga de hasta 1500kg y capacidad de arrastre de 6.3 toneladas y un precio base de 40.000 U$ en una pick up eléctrica, han puesto nerviosos a presidentes de varias compañías.







Lo que nos depara el futuro es incierto, pero sabiendo que el petróleo es un recurso que tarde o temprano llegara a su fin, conocer sobre energías alternativas para propulsión de automóviles pasara de ser mera curiosidad a ser una necesidad en los próximos años





47 vistas

Contactanos 

© 2018

Posadas, Misiones Argentina

51204950_1166404916855512_57115887759901
51430993_288178771810700_237581573163686